Monthly Archives: May 2013

UN PROMETEO, POR FAVOR

CUANDO PROMETEO SE HACE NECESARIO

Me contaba mi profesor de filosofía la necesidad y la actualidad casi anacrónica de la mitología y cómo de aquellas primeras historias surgieron estas nuevas religiones, tan necesarias para el ser humano como su propia necesidad de imaginar. De entre todas aquellas historias, recuerdo con gran cariño y hasta esperanza una en especial, la que le da el nombre a este blog, Prometeo, creador de los hombres y protector incansable de sus criaturas, todo entrega, ingenio, bondad y desprendimiento, siempre menos cuando pide a Hércules que le ayude con su castigo y le libere de sus cadenas y del águila que día a día le arranca el hígado (qué curiosa metáfora la del águila que extermina y castiga), expulsado del Olimpo por los pecados de sus progenitores y volcado en el ser humano en el que tenía una confianza extrema, inagotable, eterna.

Cuentan los grandes poetas griegos que este tal Prometeo, hermano de Epimeteo, creó a los seres humanos y los cuidó, y les enseñó como curarse, cómo utilizar los medicamentos, cómo ganarse el sustento adiestrando las bestias y cultivando la tierra, cómo interpretar las señales del cielo, les enseñó el arte de la minería, les entregó las cualidades buenas y malas que pidió a los animales,… en fin, les entregó formación, sanidad, trabajo y una personalidad y forma de ser únicas (no todos los representantes de los seres humanos han logrado tanto). Los dioses, que de todo quieren sacar tajada, se reunieron con los humanos para pedirles pleitesía a cambio de su protección y Prometeo, su presidente, trató de engañar a Zeus sacrificando un toro del que pretendía entregarle a él los huesos y el estómago y a los humano las mejores partes del animal. Este dios parricida tan vengativo por naturaleza, decidió que no le daría el último de los dones divinos que los hombres necesitaban, el fuego, y Prometeo decidió cogerlo prestado por su cuenta para que su pueblo pudiese vivir como se merecía, a pesar de que sabía que el  castigo sería terrible, pero el sacrificio es algo inherente al defensor y al redentor. Además de condenarlo a la soledad mandó a su hermano Epimeteo una caja con Pandora que llevaba todos los males del mundo y dejó salir todos esos males, pero encerró para siempre la esperanza, que sólo se les daría a los hombres en pequeñas dosis, no fueran a vivir por encima de sus posibilidades. Esta fue la manera de los hombres de explicar su mundo, su creación, su existencia y su necesidad de contar con alguien que los proteja; para elegir al  sucesor del condenado Prometeo inventaron una cosa llamada democracia, tan necesaria como injusta y disfuncional.

Desde aquellos tiempos hasta ahora ha llovido mucho, por encima de nuestras posibilidades de aceptación, y han cambiado mucho las cosas. Los Prometeo de ahora se buscan grandes campañas de imagen y marketing, se asocian con los dioses y a quienes le roban el fuego es a los hombres. Prometeo, elegido entre todos como el que debe protegernos y darnos esa sanidad, formación, trabajo,… es ahora el Zeus que antes era su enemigo, el Cronos que devora a sus hijos, no vaya a ser que les ocurra luchar por ocupar el Olimpo a estos desarrapados, y sus deseos de sacrificio han descendido hasta pasar de ser el sacrificado a convertirse en el sacrificador y sus promesas, de las que solo le falta casarse con otro hombre par haberlas incumplido todas, se quedan en el engaño de los de arriba a los de abajo.

Se buscan Prometeos que además de prometer cumplan, ¿voluntari@s?